Hace a penas unas horas Creative Assembly anunciaba en Twitter y en YouTube la continuación de la famosa saga Total War. Esta vez alejándose del fantástico y violento mundo de Warhammer para ofrecer una entrega con una ambientación más realista pero no por ello menos intensa:  La china del siglo III EC. El nombre oficial del juego va a ser Total War: Three Kingdoms, y tiene prevista la fecha de salida en otoño de este mismo año. Os dejamos aquí la descripción oficial de Steam:

Corre el año 190 EC. China está sumida en el caos.

La dinastía Han se desmorona ante el niño emperador. No es más que un testaferro; una simple marioneta en manos de Dong Zhuo, el tirano señor de la guerra. Se trata de un régimen brutal y opresivo, y conforme aumenta el poder de Dong Zhuo, el imperio se sume aún más en la anarquía.

Pero aún hay esperanza.

Tres héroes, hermanados frente a la tiranía, reúnen apoyos ante las pruebas que se avecinan. Ante esta oportunidad, los señores de la guerra de las grandes familias de China siguen su ejemplo y forman una delicada coalición en un intento por desafiar el despiadado reinado de Dong Zhuo. ¿Triunfarán ante la tiranía? ¿O acabarán las ambiciones personales con su ya de por sí frágil alianza en pos de la supremacía?

El crisol está a punto de estallar. Las alianzas cambian. Las llamas del conflicto avivan el oportunismo. Solo hay una certeza: el futuro de China será trazado por sus campeones.

Nos encontramos ante una apuesta atrevida por parte de la empresa inglesa, que ha decidido no hacer una continuación más como muchos esperábamos (y no es que dejemos de esperar Total War: Medieval III) ni la tan sonada y posible ambientación de una época victoriana. No cabe duda de que saben cómo manejar la guerra en el frente asiático, con dos entregas de Total War: Shogun, pero todavía falta saber mucho como para valorar esta nueva ambientación.

Una de las cosas que más ilusión nos hace saber es cómo mezclaran todo lo aprendido en las entregas recientes de Warhammer, en que la innovación fue primordial y muy acertada, así como la inteligencia artificial en combate y el roaster de cada facción. Los juegos históricos suelen permitir una diferenciación entre unidades mucho menor, pero esperemos que, al menos, sepan transmitir escenas tan potentes como las cargas de caballería y lo hagan, todo sea por pedir, con una economía y una diplomacia muy mejoradas. Eso sí, ojalá los tres reinos no terminen convirtiéndose en doce a base de una política de DLCs abusiva, a la que ya nos tienen acostumbrados.

No cabe duda de que Creative Assembly está apostando muy fuerte últimamente, con muchas nuevas entregas y algunos spin-off como Total War Saga: Thrones of Britannia. Y les felicitamos con ello.

Anuncios