Por norma general, no suelo apostar por los juegos en Early Access, sin embargo, estos últimos meses me han dejado con un sabor de boca tan bueno con obras como Northgard, For The King o, por que no, PUBG; que es muy difícil hablar mal de ello. Sin duda, es una forma de que muchos juegos indies sean capaces de entrar en mercados de los que serían incapaces de formar parte, y eso nos ha acercado a obras como They Are Billions.

Desarrollado por Numantian Games, una empresa de origen español, el videojuego intenta mezclar el género de la supervivencia con el RTS, obligándonos a defendernos de hordas cada vez más fuertes y poderosas de zombies. Este tipo de propuesta no está demasiado explorado, o, al menos, no tiene un peso en el género de la estrategia suficientemente alto como para ser considerado de otra forma. La propuesta, en base, no termina de ser algo que me llame, pero tras jugarlo un mínimo de media hora, ya es tal la diversión que no puedes pensar en otra cosa. ¿A qué se debe eso?

Bien, uno de los puntos fuertes del juego es que es como el Dark Souls realmente difícil y cuenta con distintos parámetros de configuración de dificultad a considerar antes de cada partida. La gracia de éstos es que ayudan al jugador a acostumbrarse al juego paulatinamente, conociendo primero las mecánicas y luego las mejores tácticas y estrategias posibles. Quizás sí que echaría de menos un pequeño tutorial, pero el juego tampoco tiene tantísimo oculto: Lo que ves es lo que tienes.

Respecto al diseño, el juego me ha dejado muy contento, con una ambientación Steampunk que triunfa estrepitosamente y con unos gráficos, que si bien no tienen un diseño excesivamente rompedor, son realmente buenos en lo que respecta a la calidad, con opciones gráficas de hasta 4K. La banda sonora es también realmente buena, y casa muy bien con el género, aunque aún no hemos jugado suficiente como para saber si se vuelve repetitiva.

TheyAreBillions6

¿Lo malo? Siempre hay algo malo. El juego está aún algo verde: faltan tipos de enemigos, mejores formas de defenderse, un comercio más conseguido, y, ¿por qué no? Un modo cooperativo. Lo peor de todo es sin duda la interfaz, tanto de menús como de juego, que parece descuidada y un poco liosa, esperemos que la mejoren con el tiempo.

Sin lugar a dudas, un juego que vale la pena probar. A 23€ en Steam está quizás un poco caro, pero con alguna oferta puede ser una muy buena compra.

Anuncios