El mes de enero ha estado, y va a continuar, plagado de betas y accesos anticipados a versiones de juegos en desarrollo. Para nosotros, esta pequeña aventura es algo realmente positivo en un juego, ya que nos permite descubrir el mundo y la jugabilidad antes de invertir sesenta euros en el producto. Sin embargo, no todo es bueno, y es que casi todas las betas anunciadas estos días tienen el mismo problema: Son exclusivas.

Ni una, ni dos, ni tres. No son pocas las versiones anticipadas que podemos disfrutar este primer mes del año. Cada vez más empresas se apuntan a ello y no podemos estar más contentos con la política. A pesar de eso, las estamos viviendo con pesar, y es que parece que la nueva moda es dejar de lado a ciertas plataformas. PC ha sido, sin duda, la más afectada.

Empezaremos con Monster Hunter World, que anuncia ya su tercer anticipo, con fecha de inicio el día 26. Esta vez, eso sí, parece que Xbox One ha dejado de ser relevante, limitando estos días de juego a la consola de Sony. Parecido sucede con Dragon Ball Fighter Z, que tras una beta para la consola de Microsft y PS4, en la que ni se ha nombrado a los de Steam, han decidido ampliar unos días, intentado solucionar problemas de servidores.

Seguimos con Metal Gear Survive, que ofrecerá, de nuevo, un acceso anticipado únicamente a las consolas, disponible cuatro días a partir del 18. Finalizamos los anticipos exclusivos con Sea of Thieves, que ofrece beta cerrada a los usuarios de PC solo en el caso de haber reservado el juego.

1366_2000

Otras de las betas de este mes, esta vez con disponibilidad para todas las plataformas en las que aparecerán son Dragon Quest Builders, para Nintendo Switch, y Dissidia Final Fantasy NT, para PlayStation 4. Ambas betas están ya disponibles en el momento de la redacción.

Sin lugar a duda, estamos ante muchísimo contenido anticipado que puede ser decisivo a la hora de decidir si comprar o no el juego, o si hacerlo de salida. Sin embargo, ¿Por qué limitar gran parte de estas primeras impresiones a sólo unas plataformas? ¿Son unos consumidores mejores que otros? Tal actitud, por lo pronto, nos tiene muy disgustados.

 

 

 

Anuncios