Derrapes, plátanos y caparazones azules.

Todo el mundo conoce la popular saga de Nintendo en que nuestros personajes favoritos se enfrentan con karts y motocicletas por el primer puesto. Repetimos entrega esta vez con Mario Kart 8, a la venta para WiiU desde 2014, que estrenó el año pasado su versión Deluxe junto a Nintendo Switch. Sin embargo, ¿merece la pena esta nueva versión?

mario_kart_8_deluxe_wallpaper_by_emma_zelda2-dbi9tjd.jpg

Mario Kart siempre son risas, diversión y buenos momentos con los colegas o en solitario y el hecho de poder llevarlo encima a toda hora y montar una partida cooperativa en cualquier lugar es algo que le sienta especialmente bien. No es la única ventaja de la híbrida, pues también hay notables mejoras en el rendimiento como una resolución 1080p en el dock, sesenta frames por segundo mucho más estables y unos tiempos de carga considerablemente reducidos.

Sin embargo, no son los únicos números que cuentan. Esta versión incluye 48 circuitos y 42 personajes, correspondiendo a la versión de WiiU con ambos DLC más seis jugadores adicionales “completamente nuevos”. Digo esto porque al final existen solo seis personajes en función de pesos y lo demás son skins, o al menos eso tenemos entendido (que algún fan aférrimo nos corrija). Se añaden también nuevas piezas y nuevos modos de batalla, uno de los añadidos más importantes y de los que hablaremos luego.

AA.jpg

Empezando por los objetos, se añaden Boo, que nos volverá invisibles e intangibles por un momento, además de robar un objeto a un adversario y Pluma, exclusivo de las batallas, que nos permitirá saltar cuando nos veamos en un apuro. No son unas mejoras excesivamente importantes, pero en lo referente a los ítems lo más notable es la posibilidad de llevar dos: Por un lado, devuelve una funcionalidad perdida muy necesaria sobretodo en los primeros puestos; por otro, garantiza más caparazones azules y rayos en las partidas. Se añaden junto a eso cajas dobles, para obtener ambos ítems al mismo tiempo.

No es la única funcionalidad añadida. El turbo se rediseña con un tercer color rosa que añade una aceleración máxima y se elimina el Fire Hopping, que permitía aumentar el turbo tras derrapar mediante pequeños saltitos. Si bien eso se siente genial y es un nuevo reto para los conductores, las ayudas a la conducción que también se incorporan resultan un poco molestas. Entiendo que una redirección a tiempo te ayuda a no perder seis posiciones, pero estrellarse también es bonito y era parte del juego.

mario-kart-8-deluxe-derrapar_0.jpg

Datos, datos y datos. Es este tipo de ediciones es necesario pasar por todo lo nuevo, pero hablemos de lo importante: ¿Cómo se siente el juego? ¿Es divertido? ¿Merece la pena comprarlo? Si no habéis tenido la oportunidad de jugarlo antes estamos ante un must have para Nintendo Switch. Explota la portabilidad y las lindezas de la consola mejor que ningún otro juego y es un gustazo poder continuar con las carreras cuando tu compañero de piso quiera ver la televisión.

El modo batalla completamente rediseñado es también un aliciente excelente, con cinco modos de juego nuevos y ocho mapas en los que disfrutarlos. Es original y distinto, ideal para romper con los circuitos y la velocidad y otra forma divertida de batallar con amigos o a través del online.

Baby_Luigi_Artwork_-_Mario_Kart_8.pngSin embargo, no todo es bueno, y es que por mucha mejora que se le vea se sigue sintiendo como una revisión o actualización del videojuego original. Si unimos eso a que salió a la venta a precio de juego completo, 60€, consigue que valga la pena pensárselo dos veces antes de pagar por él. Si lo compras, eso sí, no te arrepentirás; pero para el que tenga pagada la edición de WiiU estamos ante un movimiento realmente negativo hacia los fans incondicionales por parte de la compañía japonesa. No sólo eso, sino que deja Nintendo Switch sin una entrega de la saga propia y original, y eso es algo que, pese a que no tiene nada que ver en la valoración, nos molesta un poco.

En resumen, añadidos suficientes pero tampoco destacables, pequeño rediseño en la jugabilidad y un aprovechamiento máximo de la consola son las marcas de esta nueva edición. Recomendado a toda aquella persona a la que le guste divertirse, a los amigos que se quedan en el sofá sin nada que hacer y los que quieran hacerle vudú a los caparazones azules. ¡Divertido y espectacular!

Anuncios